Ornamento y delito (1910)

"......El primer ornamento que surgió, la cruz, es de origen erótico. La primera obra de arte, la primera actividad artística que el artista pintarrajeó en la pared, fue para despojarse de sus excesos. Una raya horizontal: una mujer adyacente. Una raya vertical: el hombre que la penetra. El que creó esta imagen sintió el mismo impulso que Beethoven, estuvo en el mismo cielo en el que Beethoven creó la Novena sinfonía.
Pero el hombre de nuestro tiempo que, a causa de un impulso interior, pintarrajea las paredes con símbolos eróticos, es un delincuente o un degenerado.
Obvio es decir que en los retretes es donde este impulso invade del modo más impetuoso a las personas con tales manifestaciones de degeneración. Se puede medir el grado de civilización de un país atendiendo a la cantidad de garabatos que aparezcan en las paredes de sus retretes....."
Adolf Loos

3 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Jajajaja, jamás me habría puesto a pensar que algo así definiera el nivel de un país.


Muá.

beck14 dijo...

Suena todo un poco a majadería eh

maalexandra dijo...

de todas maneras casi todas esas cosas son reflejos del ello*

besosdulces*