Reir demasiado podría matarte

El 24 de Marzo de 1975, Alex Mitchell, un albañil británico de 50 años, moría literalmente de la risa mientras contemplaba un episodio de “The Goodies” (una serie de humor para televisión). Según su esposa, testigo de los hechos, Mitchell no pudo dejar de reírse mientras observaba un sketch del programa, en el cual su protagonista, vestido con falda tradicional escocesa, usaba varias gaitas para defenderse de una morcilla psicópata. Tras veinticinco minutos de risa ininterrumpida Mitchell se derrumbaba del sofá y perecía de un colapso cardiaco. Tiempo después su viuda enviaba a “The Goodies” una carta agradeciéndoles el haber hecho los últimos instantes de vida de Mitchell tan placenteros.

2 comentarios:

la de la risa tonta dijo...

cualquier dia se producen 6 muertes repentinas en el roca, por partimiento del ojal... y no me refieron a la plantilla, q esos, en su mayoria, se rien bastante poco!! jur jur jur

Alegria contra la mustiedad!!

I me mine dijo...

que fort!!
en parte, morir de risa no está tan mal.. pero tampoco se imagina!