·····Una tonta confusión·····

Me voy a volver diabética entre tanto imbécil. Mi salud se resiente con tanto "buenrollismo" y tanta propuesta de besarse en la boca para que las cosas vayan bien. Me refiero a frasecillas guays o chorradas varias como regalar abrazos, ponerse una pulserilla de colores o encender un mecherito para simbolizar su unión con el universo o su "solidaridad" con los pobres de Africa o su "respeto" por el ecosistema. Y esque nos hemos acostumbrado a juzgar por impulsos, por intuiciones, por corazonadas. Se tiende a dar más valor a la intuición que a la reflexión, porque siempre, según esta forma de pensr simplista que nos domina, "la intuición viene del corazón y la reflexión de la cabeza". Al fin y al cabo, tarde o temprano la realidad pone a cada uno en su sitio. Lo que me inquieta realmente es que todas esas actitudes denotan una infantilización general de la sociedad. Sí, y no tiene nada de malo el mantener vivo el niño que hay en nosotros bla bla bla.... pero siempre que implique ser de verdad un niño, es decir, saber que tanta chorrada es sólo un juego. Los niños distinguen claramente el juego de la realidad, entran y salen de la fantasía todo el tiempo.Lo grave es quedarse en el mundo de Espinete. Eso no es ser un niño, simplemente es ser idiota. Foto:/pumkinlittle

2 comentarios:

Dolo. dijo...

si nano, puto taxista asqueroso.
Me gusta mucho éste texto, ángela. :)

little dijo...

Hola. pues de momento solo tengo esas, pero tengo previsto sacar una pequeña colección dentro de no mucho,si quieres te puedo avisar. :)
gracias por el interes, una foto y un texto precioso.
saludos.
carla